¿Cómo se mide la temperatura?

La temperatura es fundamental para el vivir diario, ya sea para saber la propia del cuerpo, una cocina, refrigerador o cualquier otro objeto cuya continua medida térmica o refrigerante requiera constantemente una debida atención. Su utilidad en el mundo ha sido requerida desde siempre, saber cuándo la brasa está lista viéndola al rojo vivo o al fuego arder sin perturbarse, al ver al agua con finas capas de hielo, o de una forma mucho más perceptiva, un ambiente neblinoso o sofocante. La observación para tener conciencia de si un cuerpo, objeto o medio posee un estado frío o caliente, es infinitamente necesaria.

Teniendo en cuenta esto, la observación no bastaba para la completa certidumbre, por lo que fue necesario recurrir al tacto. Lo que ciertamente también trajo consigo consecuencias perjudiciales para la integridad física. Si bien palpar a una persona para saber si tiene fiebre es prudente y razonable, tocar una olla, sartén o el agua en ellos para saber si está a punto de hervir, no lo es. Así como colocar la mano en el capo de un auto para intuir si el motor se recalentó.

El termómetro

Estas medidas pueden dejarse aparte con el termómetro, el cual supuso un salto en la brecha entre el cómo se mide la temperatura y el ser humano. Desde su aparición con Gabriel Farenheit, las vivencias del día a día han resultado mucho más sencillas. E incluso, su participación en los avances fue y es crucial y significativa.

Entre los varios tipos de termómetros, el de mercurio es desde hace mucho el más recurrente y el digital también está tomando gran participación en los estratos actuales. Sin embargo, la lectura de estos puede no estar en la interpretación que su usuario maneje.

Existen diferentes tipos de unidades de temperatura, de las cuales tres son las más utilizadas en la actualidad.

termometros

Unidades de temperatura y su conversión

Farenheit (F°). Es la utilizada en Estado Unidos, por lo que muchos productos que tenga allí su origen estén en esta unidad.

Celcius (C°). Es de las más utilizadas en el sistema internacional, tomando como punto de congelación el cero absoluto.

Kelvin (K). A diferencia de las otras, su representación no estará denotada por ° ni letras mayúsculas, a no ser, claro, que se inicié un párrafo. Su uso es más científico que cotidiano.

Su conversión va de la siguiente manera:

Farenheit, para llevarla a Celcius se cumple la siguiente fórmula: C= (F-32) 5\9. Y a kelvin: K= (F + 459,67) 5\9.

Con Celcius, se siguen los pasos siguientes para transformarla a Farenheit. F= C 9/5 + 32. Y a kelvin: K= C + 273,15.

Y Kalvin, de la siguiente manera para Farenheit, F= K 9\5 – 459,67. Y para transformarla a Celcius es de la siguiente forma, C= K – 273,15.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.